El papel de victima.

 

Existen cuatro situaciones que se pueden dar con una actitud de víctimas:

  1. La vulnerabilidad y dependencia de los niños.

    Debido a la edad, falta de conocimientos y habilidades, necesidad de depender de los adultos, las limitaciones que dichos adultos imponen, etc., todos los niños se sienten víctimas, en muchas situaciones.

    Esto le sucede a cualquier niño, independientemente de que tenga una vida estable, protegida, feliz y llena de amor.
    Es parte de las características de la niñez.

    Al crecer, los resultados de las diferentes experiencias que vivimos, la educación, ejemplos que recibimos, e
    tc., hacen que se pierda o disminuyan este tipo de pensamientos y sentimientos o que aumenten y se establezca una actitud de víctima.

  2. Haber vivido en un ambiente en donde se nos compadecía constantemente, escuchando comentarios como:

    "Pobrecito se siente mal".
    "Es injusto lo que le pasa, pero no puede hacer nada".
    "A ... siempre le pasa algo malo".

  3. El niño escucha y aprende a pensar igual respecto a sí mismo.

  4. El ejemplo de uno o ambos padres que tenían dicha actitud.

    Los niños tienden a imitar, de manera inconsciente, las actitudes de los padres y de la gente importante en su vida.

  5. Haber sido realmente víctimas, de algún tipo de abuso:

    Físico, sexual, psicológico, emocional. El impacto de estas vivencias puede ser tan intenso que repercuta a lo largo de toda su vida.
    Pero aun en estos casos, pueden y "deben" trabajarse las consecuencias, para tener una vida mejor.

Al crecer, las experiencias que vivimos, los ejemplos que recibimos, etc., pueden debilitar, eliminar o fortalecer nuestra actitud ante la vida.
 

De que forma se manifiesta la victimización:

  • Impide que veamos el problema en toda su magnitud.
    Se enfoca sólo en una pequeña parte del problema (la parte negativa que nos afecta directamente), por lo que no le vemos diferentes soluciones.

  • Nos aleja de la gente y nos impide resolver nuestros problemas, porque nos mantiene centrados en nosotros mismos:
    "Pobre de mí, los demás me…, yo no puedo…

  • Impide que nos responsabilicemos de lo que nos sucede y que actuemos, porque al culpar a los demás, son ellos los que pueden y "deben" hacer algo para mejorar la situación.
    Esto hace que tratemos de presionarlos o manipularlos, con lo que surgen nuevos conflictos.

  • Nos paraliza, porque sentimos que no podemos hacer nada al respecto, ya que no tenemos ni la capacidad ni el control necesario para resolver la situación.

 

 

Indagar tus emociones:

¿Cómo te sientes la mayor parte del tiempo?
¿Te sientes impotente, con poca gestiónen tu vida?
Vives una gran parte del tiempo con la sensación de que, por mucho que hagas, no resuelves tus problemas y tu sufrimiento?

Recuerda que esta sensación, no es un reflejo de la realidad actual.
Es el reflejo de nuestras vivencias infantiles y del pensamiento y la percepción de un niño que vivió hace mucho tiempo.

Cuando nos victimizamos y no nos damos cuenta de que esa actitud es la que nos impide mejorar y buscar la solución adecuada.
Una actitud equivocada que aprendimos cuando éramos pequeños y estábamos realmente indefensos o cuando imitábamos algún adulto importante en nuestra vida.

Pero hoy, ya no somos ese niño pequeño, vulnerable e indefenso.
Hoy podemos cuestionar lo que se nos dijo y los modelos que tuvimos.

Cuando nos victimizamos, no podemos aceptar la responsabilidad de lo que le sucede.
Esta actitud puede ser el resultado de una realidad vivida.
El sentimiento de ser una víctima, no es inventado, pudo haber sufrido un abuso físico, sexual o emocional durante la niñez, la juventud e incluso la edad adulta.

La persona que vivió algún abuso, sí fue una víctima de las circunstancias, porque debido a su edad o situación, no tuvo ni la fuerza ni la capacidad y conocimientos para cambiar esa situación o alejarse de ella.

Pero cuando vive sintiéndose víctima, esos pensamientos y sentimientos vividos durante la niñez, siguen dominando su vida.
Sin darse cuenta, de que ella es ahora, su propio victimario.

Desarrolla un plan de vida.

Cuando tenemos metas claras, podemos motivarnos con mayor facilidad y reconocer los pasos necesarios para lograrlas.
Esto le da un sentido y un significado a nuestra vida, nos proporciona la sensación de control y aumenta nuestra autoestima.

Enfócate en los aspectos positivos de tu vida.
Todos los tenemos, simplemente no estamos acostumbrados a verlos o a reconocerlos.


 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Calle 58 nro 883

La Plata, Argentina.

221 6103145

221 5526723

Seguinos!

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Gris Google+ Icono

© 2017, La Plata, Argentina. Sitio web creado con amor, buena onda por Drippin'

 La biodecodificación no es Medicina. No se enseña en las universidades y no tiene tampoco ínfulas de querer reemplazar ningún sistema médico, ni tratamiento, ni medicación, ni diagnóstico, ni nada que pertenezca a la medicina. Quienes ejercemos esta ciencia arte no nos pretendemos médicos, solo somos terapeutas en esta disciplina que es COMPLEMENTARIA a la medicina tradicional.

 Personalmente, ubico la BIODECODIFICACION dentro de un todo que comprende todo lo que concierne a lo que denomino mecánica Emocional Evolutiva, en el que todo ser responde a las leyes precisas de la evolución espiritual, psíquico, cerebral y corporal. La Biología total comprende la relación de las emociones con los tres últimos elementos de esta lista, evitando abarcar interpretaciones filosóficas y espirituales puesto que poco importa la filosofía de cada individuo, esos tres elementos (psique, cerebro biológico y cuerpo) funcionaran perfectamente igual, independientemente de las convicciones filosóficas, religiosas o espirituales.

 La biodecodificacion no contempla las relaciones químicas y físicas de la misma manera que lo hace la medicina tradicional, y por lo tanto, no está calificada para emitir un diagnóstico, ni ordenar un tratamiento o una medicación ni a dar de alta a un paciente o a internarlo. ESAS SON ATRIBUCIONES EXCLUSIVAS DE LOS MEDICOS DIPLOMADOS.

El terapeuta en Biodecodificacion ético es el que recibe a un paciente que ha consultado a un médico, que tiene un diagnóstico y quien muy probablemente esté bajo tratamiento, si este existe para la enfermedad que aqueja a esa persona. También recibirá a aquellas personas por quienes los médicos no pueden hacer nada, con constancia del médico. Puesto que la Biodecodificacion no es una actividad medica sino eminentemente espiritual, se debe de respetar las leyes en vigencia y no dar materia a reprobación legal, ni asumir zonas grises en las responsabilidades de cada profesión: el medico es quien atiende la enfermedad de un paciente, el terapeuta en biología total es quien decodifica los programas biológicos que desembocaron en la enfermedad de una persona, que no es su paciente sino su consultante.   

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon